Historia de la Escuela de Ballet del Valle

Hist-24

Antecedentes:

Martha O’Reilly nace en la Ciudad de México y teniendo el primer acercamiento al arte en su familia. Su abuelo Jorge Togno gozaba de tocar de oído varios instrumentos mientras que su abuela materna, en el siglo XIX, Rebeca Purón se graduó del Conservatorio Nacional de Música y Declamación, como Profesora de piano.
La mamá de Martha O’Reilly, Rebeca Togno Purón, con estudios de piano, transmitió a sus hijos la práctica, el amor y aprecio por el arte, desde temprana edad.
Por otro lado hereda de su padre, el Ingeniero Federico O’Reilly el compromiso con el trabajo, la disciplina y el servir a otros.
Martha tomó cursos de danza española y bailes folklóricos desde niña, no encontrando el espacio adecuado para aprender Ballet.

Reconoció que le gustaría una actividad con música y movimiento.
Tras diversas combinaciones de eventos, logró estudiar Ballet con el maestro Zybin y más tarde con la maestra Ana del Castillo. También participaba en el coro de su escuela dirigido por el Maestro Guillermo Orta Velázquez.
Con naturaleza creativa, de servicio y docencia, Martha formaliza sus capacidades de bailarina y de maestra de Ballet bajo la guía de la Maestra Ana del Castillo y con el sistema o método de la Royal Academy of Dance o RAD.
La docencia en Kindergarten también formó parte de la Maestra Martha, organizando actividades y presentaciones que incluían bailes y cantos para los pequeños.


El comienzo y el desarrollo de la escuela de ballet del valle:


En 1961 la Maestra Martha decide formalizar su deseo de enseñar Ballet para facilitar el camino a alumnos interesados en esta actividad e inaugura su escuela.

Desde su inicio, en 1961, la escuela enseña el método RAD (Royal Academy of Dance) y en 1975, la escuela incorpora también el método ISTD (Imperial Society of Teachers of Dancing).

Para 1978, la escuela cambia su ubicación a su cede actual en la calle de Guerrero, número 101, en Coyoacán, respetando los pisos adecuados para la danza, los espacios, y sin olvidar el continuar brindando un servicio a los alumnos.

Desde su fundación, la escuela tiene el gusto de colaborar en la formación de seres humanos, tanto complementando su educación, sensibilidad y crecimiento, como formando ejecutantes, coreógrafos y docentes en el mundo de la danza.


Para 1978, la escuela cambia su ubicación a su cede actual en la calle de Guerrero, número 101, en Coyoacán, respetando los pisos adecuados para la danza, los espacios, y sin olvidar el continuar brindando un servicio a los alumnos.

Desde su fundación, la escuela tiene el gusto de colaborar en la formación de seres humanos, tanto complementando su educación, sensibilidad y crecimiento, como formando ejecutantes, coreógrafos y docentes en el mundo de la danza.


Desde su fundación, la escuela tiene el gusto de colaborar en la formación de seres humanos, tanto complementando su educación, sensibilidad y crecimiento, como formando ejecutantes, coreógrafos y docentes en el mundo de la danza.

Es una satisfacción saber que exalumnos se han desempeñado en México y otros países en diversos rubros:

• Como padres de familia.
• Como docentes y ejecutantes en distintas especialidades como son:
- Ballet Clásico,
- Baile Moderno y Contemporáneo,
- Tango,
- Baile Irlandés,
- Flamenco,
- Comedia Musical, y
- Otros.
• Como profesionistas en rubros como:
- Derecho, Biología, Pedagogía, Arquitectura, Ingeniería y otros.

Reconocimiento:

Queremos reconocer como parte del presente relato nuestro agradecimiento como Escuela a su fundadora por su creatividad, dedicación e interés por un crecimiento y una formación positiva de los alumnos.

La Maestra Martha O’Reilly en un evento fotografiada al lado de Margot Fonteyn

La Maestra Martha O’Reilly en un evento fotografiada al lado de Margot Fonteyn